¿Marie Kondo o Kondō Marie?

índice

Hace poco el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón ha pedido que se mantenga el orden tradicional japonés para mencionar a políticos y autores japoneses. Aunque a más de uno le pueda parecer extraño, sobre todo si desconocen la cultura japonesa, es lo más lógico si queremos mostrar un mayor respeto hacia su cultura y tradición.

En nuestra cultura, la visión e interpretación de lo ajeno, la Otredad, siempre ha estado impregnada de un orientalismo cultural heredado del colonialismo. Hemos convertido el eurocentrismo en lo universal y normativo. Por lo tanto, en lo que debería ser “normal” y lógico. Pero, esta cuestión es muy subjetiva y relativa a una interpretación social y cultural de dominación. No es universal, aunque desde la misma Academia se potencie una superioridad “occidental” que subordina y menosprecia otras interpretaciones culturales totalmente válidas.

Precisamente, los especialistas en Asia Oriental hemos de deconstruir esta visión y ofrecer la realidad de unas culturas que poco tienen que ver con la nuestra. Hemos de ser capaces de descubrir estas realidades ofreciéndolas desde su propia cosmovisión social y cultural ya que no dejan de ser unas construcciones que han surgido, formado y estructurado bajo unas premisas que emergen de una forma de pensar, de un ordenamiento de la realidad y de una estructura social jerárquica totalmente diferentes a la europea y norteamericana. De esta forma, considero adecuado secundar la petición del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón de respetar el orden natural de “Apellido + Nombre” cuando nos referimos a un autor, cantante o político chino, coreano o japonés

Pero, ¡aviso a navegantes! En el momento de citarlos correctamente hemos de asegurarnos que el orden no esté ya alterado por utilizar citas de traducciones antiguas o ya desfasadas que nos pueden llevar al error por no haber realizado un trabajo de investigación correcto. Además, es importante utilizar las romanizaciones oficiales de los nombres, ya sea en pinyin para autores chinos, ya sea el sistema Hepburn y el Kunrei Shiki para autores japoneses. Muchos de nosotros hemos cometido este error a lo largo de nuestra trayectoria académica. Por este motivo, como investigadores, hemos de sistematizar y difundir esta “nueva” forma de citación para subsanar nuestros propios errores. Así que, no deja de ser un proceso que no solo nos servirá para mostrar unas realidades diferentes a las nuestras, sino que también nos ayudará a visibilizar nuestro bagaje académico como expertos e investigadores de Asia Oriental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s