1. Funciones del lenguaje

La oración simple, como estructura semántica y gramatical tiene una función básica. Ésta es la de llevar un contenido comunicativo. Precisamente, dentro del campo de la Filosofía del Lenguaje fue desarrollado tanto por Ludwig Wittgenstein, Bertrand Russell y John L. Austin.

Austin elaboró un importantísimo marco teórico en su interpretación de la fenomenologia del lenguaje. Por lo tanto, necesitaba entender el lenguaje cotidiano dentro de la comunicación diaria. Para ello consideraba que la oración era la portadora de un contenido comunicativo.

Además, también tenía que comprender la conexión que marcaba las interrelaciones entre el mundo, el acto del habla y el lenguaje.

Es por eso que interpretó la propia teoría de la comunicación y de la interacción del lenguaje. Por lo tanto, éste no deja de ser  una más de las  capacidades  de adaptación del ser  humano para poder crear un conocimiento colectivo que servira ara aumentar  la memoria colectiva y el progreso del ser humano.

Por lo tanto, Austin fue capaz de reconocer dos elementos básicos en su discurso: los  mediios de análisis y las porpiedades del objeto estudiado, en este  caso la oración.

2. La oración simple como continente comunicativo

Todos los seres humanos compartimos un mundo, un espacio geográfico determinado. El lenguaje, como capacidad de adaptación al entorno geográfico, tiene dos modalidades claras: la conversación y la comunicación que aportan a cada sociedad un conocimiento y una interpretación del mundo. Estas dos modalidades formarán el llamado acto del habla.  Así que la oración jugará un papel determinante.

Precisamente lo que Austin elaboró, como parte de su discurso, fue el marco teórico de la fuerza del lenguaje cuya  base era la oración simple.

Para ello distinguió tres parámetros de la Fuerza ilocutiva que se observan en el siguiente cuadro. Para ofrecer un ejemplo de la argumentación de Austin utilizaré, como ejemplo, la aplicación de esta teoría en la oración simple en japonés.

Fuerza Ilocutiva.001

 

3. La estructura de la oración simple

Para conocer la estructura de una oración simple en una determinada lengua, en este caso el japonés, partiremos de la oración simple declarativa en castellano: Yo como pan.

Normalmente este tipo de oraciones pueden llevar dos marcas: la entonación grava descendiente y el orden de los argumentos. Dependiendo del orden de estos argumentos podremos clasificar las lenguas en dos grandes grupos. Pero antes de eso partiremos de la función lógica de Frege F=(x,y) –> F(comer) = (yo,pan).

Si el argumento x tiene el valor de agente se simboliza como A. También se le considera como Sujeto de la oración. El argumento y es el paciente u objeto se simboliza como O, también considerado como Objeto Directo. Entonces F es el verbo simbolizado como V.

Por lo tanto, dependiendo del orden lineal de los argumentos podremos dividir las lenguas en dos grandes grupos:

  • S+V+O, como el castellano, catalán, inglés, francés
  • S+O+V, como el japonés, el finés, el euskera y el latín.

Ahora obseravemos la estructura de la oración simple en japonés. En este caso utilizaremos la oración simple con el verbo copulativo である (dearu, ser). Este tipo de oraciones están formadas por un orden determinado de sustantivos y pronombres personales que hacen la función de sujeto: 私、山田さん (Yo, Yamada) f, de partículas posposicionales que marcarán la función sintáctica de los sustantivos y los pronombres que les preceden, sustantivos que harán la función de objetos y del verbo.

4. Los pronombres

En el siguiente cuadro veremos los pronombres personales que se utilizan en japonés para marcar el sujeto  de la oración:

pronombres.001

5. Las partículas

Las partículas son aquellos elementos posposicionales que acompañan a los pronombres y sustantivos. Se utilizan para marcar la función sintántica que realizan dentro de la oración. Por lo tanto, equivalen a nuestras preposiciones.

Particulas.001

6. La conjugación del verbo である(dearu, ser).

Seguidamente observaremos la conjugación verbal del verbo copulativo “ser”. Este verbo sirve para indicar un atributo del sujeto de la oración. Los verbos japoneses tienen la particularidad de conjugarse  tanto en forma afirmativa como en negativa.

である.001

7. La oración simple japonesa.

Finalmente observaremos dos estructuras  básicas de la oración simple en japonés conjugadas con el verbo である. En este caso, el verbo es F, el sujeto es x y el atributo pasa convertirse en objeto. y. De esta forma se respeta la función básica teorizada por  Frege.  Estas dos estructuras son declarativas ya que cumplen la función ilocutiva asertiva que teorizó Austin.

 

Sense nom 2.001

Esta primera estructura es la más básica que podemos encontrar  en japonés. Sirve para expresar un atributo del sujeto, ya sea su nombre, su profesión o su nacionalidad, El verbo se puede conjugar tanto en presente  como en pasado, como en afirmativo o en negativo.

Aunque en este caso sea una oración declarativa, observamos que el tema y el sujeto coinciden ya que lleva la partícula “は”. En algunas estructuras, pueden coincidir, pero en otras, como veremos más adelante, tema y sujeto deben estar diferenciados.

Sense nom 2.001

Esta estructura, aunque sigue siendo una oració simple, es un poco más compleja. Obsevamos que dos sustantivos pueden ir unidos con partícula “と” que equivale a la conjunción copulativa “y”, pero, sólo se puede usar para unir dos sustantivos, así que nunca se utilizará para unir dos oraciones.

En este caso tenemos la conjunción “ぞして”. Si observamos una “と”  precedida por un verbo su función será totalmente diferente Entonces nos encontraremos con una subordinada causal que nada tiene que ver con el que caso que se analiza en esta entrada.

También podemos ver el uso de la partícula “も”. Su uso equivale al adverbio “también” y se utiliza para destacar una misma característa en otro Sujeto en una misma conversación como podemos observar en el siguiente  ejemplo:

A:マライさん学生ですか。¿María es estudiante? (Institiva – interrogativa).

B:はい、マリアさん学生です。Sí, María es estudiante. (Asertiva – declarativa).

A:山田さん学生ですか。 ¿Yamada también es estudiante? (Institiva – interrogativa).

B:はい、山田さん学生です。Sí, también lo es. (Asertiva – declarativa).

Otra  característica importante es que en castellano no existe una preposición que marque la función de sujeto ya que queda totalmente claro tanto por el sustantivo como por la conjugación verbal que marca el sujeto. En cambio, el japonés, al carecer de una conjugación tan compleja como ocurre en las lenguas románicas necesita de una partícula que marque la función sintáctica de sujeto dentro de la oración simple.

En cambio sí que observamos una equivalencia lingüística con el adverbio “también” que en japonés corresponde a una partícula posposicional. Por lo tanto, observamos que en cada lengua tiene una categoría gramatical completamente diferente.


Información de la Bibliografía utilizada

  • Pronombres extraídos de Japanese Basic Grammar de la editorial Japan Times: Tokio
  • La información de las partículas extraída de A dictionary of Japanese  particles de la editorial Kawashima: Tokyo
  • Estructuras gramáticas extraídas:  Nihongo, japonés para hispanohablantes de  Lourdes Porta y Junichi Matsura. 1999, Herder: Barcelona.