Imagen 01: INOUE Enryô (1858-1919)
Imagen 01: INOUE Enryô (1858-1919)

1.- Introducción.

Siguiendo el tema de la última entrada prosigo con la figura de INOUE Enryô  y lo que llegó a representar su pensamiento en aquel momento histórico en el cual se encontraba Japón. Un periodo convulso en el que el país tuvo que acelerar un proceso de modernización y de asimilación de todos aquellos avances culturales, económicos, técnicos y filosóficos que se producían en Europa. Aunque pueda parecer a simple vista que todo lo europeo fue aceptado totalmente en un país que se limitaba a “copiar” todo aquello que observaban de la civilización “occidental” es una visión que se puede considerar totalmente errónea.

En entradas anteriores ya se ha podido comprobar que surgió una corriente crítica que se dedicó a desprestigiar todos aquellos conocimientos ajenos culturalmente a Japón. Precisamente esta crítica producido por el rechazo de una “invasión cultural” realizada por la élite gobernante sería el abono necesario para crear un nacionalismo japonés que poco a poco iría cobrando fuerza hasta llegar a su cénit con la expansión militar japonesa a principios del siglo XX.

  2.- La metafísica sincrética.
Se tiene que considerar a este autor como un pensador que se muestra intermediario entre el espiritualismo y el materialismo. De esta manera se presentó como el presentador de un sistema medio totalmente libre de cualquier crítica basada en prejuicios que se pudiera realizar de una manera más o menos intencionada. Por lo tanto, la base central de su sistema metafísico se centra en entender el universo a través de una serie de planos (VALLES,2014:218).

Precisamente a partir de estos planos se podrá explicar desde diferentes puntos de vista los modos diferentes y las propiedades del ser y de sus componentes que constituyen los fenómenos físicos y psíquicos. Por lo tanto, podemos ejercer una visión del plano del universo desde una posición “posterior” y que estará relacionado con un plan más “absoluto” y por este motivo será una posición que nos acercará a la visión que tendría un ser absoluto y trascendente. Pero si esa misma visión la ejercemos desde una posición “anterior” se obtendrá un punto de vista del plano universal más “relativo” y por lo tanto más cercano a la visión natural de la fenomenología que tiene el ser humano (VALLES,2014:218).

Desde este punto de vista relativo se le revela al ser humano todo aquello que es sustancial, corpóreo y espiritual, además de todos los cambios, alteraciones y transformaciones que se suceden ininterrumpidamente. También se tiene que tener en cuenta que todos estos cambios van produciendo cambios circulares que no dejan de estar basados en los principios de la incorrupción de la materia, la conservación de la energía y una continuación de las relaciones causa y efecto (VALLES,2014:219).

Gracias a estos cambios circulares se niega la existencia de una divinidad creadora del universo, se niega también la teoría darwiniana de la evolución de las especies y la teoría de la gran explosión creadora del universa ya que contradicen los principios de la incorrupción de la matería y la conservación de la energía. En la teoría de la nebulosa original del universo  ya existía un mundo dentro de la misma. Precisamente lo que se puede entender al respecto es que en vez de afirmar la existencia de un caos absoluto ya se encontraba un orden primigenio establecido (VALLES,2014:220).

Por otro lado, a nivel más científico, si se observa el caso de los átomos INOUE Enryô llegó a afirmar que estos átomos estaban divididos en matería pura y matería con energía que precisamente nos proporcionan la visión absoluta y relativa del universo. Por lo tanto podemos observar que la Metafísica de INOUE Enryô rompe totalmente con la tradición filosófica europea aunque en ella se observa el panlogismo de HEGEL y el energetinismo de W. OSTWALD (VALLES,2014:220).

3.- Bibliografía .

  • GONZÁLEZ VALLES, Jesús.2014.”Historia de la Filosofía”.Japonesa.TecnosMadrid.

4.- Imágenes.