Portada del borrador de la nueva Constitución del PLD.
Portada del borrador de la nueva Constitución del PLD.

En diferentes entradas he ido comentado las intenciones del Partido Liberal Democrático (PLD) para reformar la actual constitución del Japón impuesta por los aliados tras la II Guerra Mundial. Para el PLD, este código jurídico representa la institucionalización de unos intereses que no son propios de la tradición jurídica japonesa  ya que representan unos valores filosóficos, morales y éticos propiamente europeos y por lo tanto alejados de toda la tradición  del pensamiento que viene desarrollándose desde la primera Constitución japonesa inspirada en valores confucianos, budistas y taoístas que fue promulgada por el Príncipe Shôtoku en el siglo VII de nuestra era.

Por lo tanto se puede  comprobar  tras  la lectura de la traducción que todos aquellos valores que se han sustentado en los Derechos del Hombre respaldados por la ONU son matizados y acotados a la tradicional visión japonesa.  Por lo tanto esta visión del PLD es la que este partido liberal  considera cómo debe articularse y desarrollarse la sociedad japonesa y lo hace a través del colectivismo. Este colectivismo no sería más como anteponer el bien común o el bien social del conjunto de la sociedad frente al individualismo de la tradición más anglosajona.  Aunque esta constitución también reconoce la libertad como un valor a defender se acaba matizando este derecho  por el concepto de  disciplina y que acota el concepto de libertad a lo que el PLD entiende y defiende como orden.

Podemos encontrar numerosas contradicciones ya que el PLD defiende la defensa del medio ambiente y por otro lado se puede contemplar la actitud del gobierno de Shinzo Abe ante el problema nuclear de Fukushima y lo que éste afecta al mantenimiento del medio ambiente. A nivel económico aboga claramente por seguir el camino del liberalismo económico y a continuar con las medidas neoconservadoras que lleva practicando el gobierno hasta estos momentos.

TRADUCCIÓN

“El Preámbulo de la propuesta de Constitución del PLD.

Teniendo una cultura propia y una larga historia, el Pueblo Japonés es una Nación Soberana cuya forma se constituye en la figura del Emperador Coronado, la Soberanía Popular y de la división de los tres poderes del Estado (legislativo, ejecutivo y judicial).

Nuestra Nación que ha superado grandes desastres y destrucción por la gran guerra pasada y que ha evolucionado tiene que ocupar ahora y gracias a la Sociedad Internacional una posición importante, bajo el pacifismo y el progreso en las relaciones internacionales con los diferentes países extranjeros contribuyendo a la paz y prosperidad del mundo.

Simplemente, los Derechos del Hombre se constituyen en la Patria. El Pueblo Japonés tener por sí mismo orgullo por la Patria y protegerlo. Las familias y el conjunto de toda la sociedad debe ayudarse mutuamente y respetar la armonía. Nosotros damos suma importancia a la disciplina y a la libertad. Continuamos protegiendo la belleza del territorio nacional y la naturaleza. Desarrollamos las Artes, las Ciencias y la Educación. Haremos crecer la Nación por el camino de la actividad económica dinámica.

Ahora para que nuestros hijos puedan sucedernos y heredar nuestro país y sus buenas tradiciones, los ciudadanos japoneses promulgamos esta Constitución.”

Fuentes.
imagen 01 y texto original: http://constitution.jimin.jp/draft/