image           image

Esta semana concluyo esta traducción sobre la interpretación que el profesor Katsurashima realiza de la obra de este pensador que ha marcado todo el pensamiento político posterior a l a II Guerra Mundial en  Japón. Realmente esta traducción no ha sido una traducción fácil, sobre todo no ha sido sencilla por el tema del vocabulario específico de pensamiento que utiliza el autor y que hasta hace unas semanas casi que desconocía. Pero eso no significa que haya sido aburrido, al contrario ha sido un proceso divertido  que me ha acercado a un terreno inexplorado de la traducción que desconocía completamente como es el campo del pensamiento político moderno japonés. Seguro que más adelante retomaré a Masao Maruyama con una traducción directa de una obra suya a nuestra lengua.

https://sergiopaterna.wordpress.com/wp-includes/js/tinymce/plugins/wordpress/img/trans.gif

Texto original de Katsurashima Nobuhiro (Universidad de Ritsumeikan)

http://www.ritsumei.ac.jp/kic/~katsura/dokusho.pdf

¿Una estructura del pensamiento?

En cuanto se hace una valoración a partir del título, se tiene la certeza que varias personas  han realizado una interpretación errónea cuando se escribe sobre este libro y sobre el pensamiento de la política moderna de Japón. Pero para ello se debe conocer los contenidos de los pensamientos del neo-confucianismo (basados en las enseñanzas de ZHU Xi, OGYÛ Sorai (pensador confuciano de la era Edo, 1666-1728) y NORINAGA Motôri (pensador japonés de la era Edo -1730-1801). Primero, como característica del neo-confucianismo va creando el núcleo de la moral y va estructurando lo que llama un principio igual que va encadenándose sucesivamente desde lo mas  profundo del ser humano hasta los fenómenos naturales pasando por la política, la cultura. Pensamientos como estos se unen razones como la particularidad de la estructura del pensamiento que ya existía antes de la modernización.

Por otro lado, siendo esta la argumentación del principio de la singularidad, entre otras cosas, de la política y de la cultura que no está relacionado con la moralidad y que rompe estas cadenas. Este argumento es la idea tanto de NORINAGA Motôri, como de OGYÛ Sorai. MARUYAMA  aporta una discontinuidad de este pensamiento que fue característico del pensamiento durante la  modernización.

Una obra que tiene un gran significado.

Existen diferentes críticas si nos referimos a MARUYAMA. No sería irrazonable el observar la modernidad en el pensamiento de NORINAGA y OGYÛ si tenemos en cuenta la supremacía europea y la  aparición de las tesis del llamado Datsuaron (脱亜論, teorías que justifican la occidentalización  de Japón abandonando su esencia asiática, sobre todo en lo referente a la influencia de China del pasado y que considera caduca y atrasada). Es por eso que no hay duda que para MARUYAMA existe un antes y un después de la guerra y que culmina en una reestructuración de las humanidades y de las ciencias sociales. Por consiguiente que  ¿No sería más importante el leer a este autor para revisar precisamente las ciencias sociales y humanidades de Japón? Ya que precisamente en ésta se  observa una influencia más o menos amplia de MARUYAMA. Precisamente por esto todos han leído esta obra la cual se ha traducido al inglés, francés, coreano y chino porque tiene una notable influencia que es una razón suficiente para ser recomendado a todo el mundo.

Para la documentación previa al escrito.

Actualmente para conocer las teorías de MARUYAMA tuve la certeza que leyendo “Masao Maruyama”  de NARIBE Tadashi me sería fácil entenderlo y de esta manera se conoce mejor su pensamiento. Para una especialización más exhaustiva sobre la comprensión que realiza MARUYAMA de OGYÛ utilicé fundamentalmente  “La escuela Sorai sobre los hechos” de la librería de las Artes y las Ciencias de Chikuma.

Pero fue de agradecer a el haber contribuido con mi propia comprensión de la historia del pensamiento político que publiqué y que visibilizó los puntos básicos de MARUYAMA. Precisamente  la problemática de por sí de las artes y las ciencias modernas son aquellos puntos problemáticos en los que incide MARUYAMA. Para ello es recomendable entre otras obras consultar “Orientalismo” de Edward Said (editorial Heibonsha) para incidir en  la metodología de las ciencias sociales y humanidades.

http://ieas.berkeley.edu/cjs/maruyama_lectures.html